lunes, 28 de abril de 2014

ESTRENO sábado 3 de mayo 20hs Teatro El Popular - chile 2080.CABA.

SÁBADOS 20 HS.
TEATRO EL POPULAR
http://www.teatroelpopular.com.ar/

Un mundo macabro se esconde en los hospitales, un mundo donde la mortalidad infantil no entra en las estadísticas. Hay personas que hacen el trabajo sucio a pesar de su siniestra cotidianidad, a pesar de sus angustias y desamores intentan imaginar un mundo mejor.
Eduardo Pavlovsky dijo de su obra:
“Solo Brumas" – es una obra sobre la brumosidad de la cotidianeidad.
La monstruosidad de lo cotidiano. Lo cotidiano de lo monstruoso. Revelar la argumentación es un poco traicionar el espíritu de la obra.
Como autor es la obra más brumosa que escribí.
Donde el sentido de los personajes parece perderse en la tremenda cotidianeidad del día a día. Mucho me gustaría que el espectador se dejara llevar por la maquinaria rítmica de los personajes. Son personajes comunes. Reconocibles. Pero la bruma que los envuelve y las circunstancias por la que atraviesan los puede convertir en personajes excepcionales.
Hay que recorrerlos. Dejar el juicio momentáneamente.
Tal vez lo macabro de la cotidianeidad nos devuelva la imagen del mundo de la indiferencia que vivimos. Del mundo macabro – cuando se hace obvio y natural. Tal vez – no lo sé. No pretendo enunciar ningún mensaje. Ninguna esperanza. Los personajes me han llevado. Las circunstancias sociohistóricas parecen marcar que lo macabro es tan cotidiano como los 25 niños que mueren por día en la Argentina por causas evitables.
 
Ficha técnica
SOLO BRUMAS
de Eduardo Pavlovsky
Elenco
María Pía Molina Brescia - Melina del Valle - Sergio Barattucci

Colab.en escenografía y vestuario: Yamila Barreira
Iluminación: E. Misch
Prensa y difusión: Sonia Novello
 
Asistente de dirección: Mariana Barragán
Dirección: Eduardo Misch 

Agradecimientos: Tato Pavlovsky, Daniela Volpe, Javier Rincón, Teatro Caliban, Araceli Di lorio, Darío Miño, Luciano Blanco, Javier Medina 
 Norman Briski dijo de la obra: Cuando termina la guerra habrá más niños espectros del terror, fantasmagoría de los no-enterrados. Desde entonces vagan en la cotidianeidad de los trámites, en los servicios. Residuos, residuales de lo que no aprehendimos y repetimos con los niños del banquete. Son el centro de mesa de lo imperdonable, de la impostura. Matar ángeles. No habrá más cielos.
Eduardo Misch: Actor nacional, egresado de la Escuela Nacional de Arte Dramático. Desde 1990 se involucra en distintos proyectos actorales, de arte y salud e institucionales, militante artístico dicta talleres de teatro. Asiste a Eduardo “Tato Pavlovsky desde 1999 y participó en 27 Festivales Internacionales  como actor, director y asistente de dirección. Actualmente actúa en la última producción de Pavlovsky, “Asuntos Pendientes” en el C.C.Cooperación, también en "El barro se subleva" escrita y dirigida por Norman Briski en el teatro Caliban y dirige "Solo Brumas" de Eduardo Pavlovsky en el teatro El Popular los sábados 20hs. http://eduardomisch.blogspot.com.ar/
 
 

El disfraz que se instauró en la Provincia a las verdaderas cifras de desnutrición se suma al que se impuso a las de mortalidad infantil.
El 26 de enero de 2008, un informe de El Periódico reveló que desde el Ministerio de Salud que encabezó Juan Manzur desde 2003 hasta 2007, se dio la orden de inscribir como fetos a los niños nacidos con 500 gramos o menos. De esta manera, su muerte no engrosaría las cifras de mortalidad infantil, sino de muertes fetales.

Así se redujo drásticamente la mortalidad infantil en la provincia y se triplicó la de muertes fetales. Empleados de la Maternidad aseguraron que la orden incluía no brindar asistencia a los nacidos con menos de 500 gramos, ya que los protocolos los consideraban fetos.
Así, denuncian, murieron en una palangana cientos de niños por asfixia y enfriamiento. Esta macabra situación llegó a la Justicia Federal, donde se imputó a Manzur por "genocidio infantil".

 video clip diapositivas de ensayo abril 2014
 
  video
 
Sobre la obra
Por Eduardo Misch
      Fui convocado por los actores María Pía Molina Brescia, Melina del Valle y Sergio Barattucci en mayo del 2013 para dirigir el proyecto de la puesta en escena de SOLO BRUMAS.
      Mi experiencia de  trabajo junto a Pavlovsky desde el año 1999 en sus obras (“Potestad”, “La Muerte de Marguerite Duras”, “Imperceptible”, “La gran marcha”, “Variaciones Meyerhold, “Solo brumas”, “Asuntos pendientes” (actualmente en cartel: C.C.Cooperación 2013/14 - http://asuntospendientesdepavlovsky.blogspot.com.ar/)  y  la creación de EL GRUPO EL SOPORTE http://grupo-elsoporte.blogspot.com.ar/ con quienes venimos experimentando con la obra de Pavlovsky desde el año 2006, hace que el desafío de esta nueva puesta de SOLO BRUMAS, coincida con una imperiosa necesidad como artista de denunciar hoy más que nunca la terrible deuda que tenemos los argentinos con nuestros niños, de poder decir desde nuestro lugar  aquello que se quiere silenciar, y que los gobernantes, políticos y la misma sociedad tratan de ocultar para dar una buena imagen del país. ¿Cómo no vamos a tener delincuentes juveniles si no nos ocupamos de nuestros chicos? Hay que destacar que una obra no es lo mismo que una denuncia política, pero  ciertos temas políticos pueden “distorsionarse teatralmente” para profundizar en el imaginario social del momento.
      Tanto María Pía Molina Brescia, Melina del Valle,  Sergio Barattucci y Mariana Barragán en el rol de asistente de dirección, son todos actores comprometidos sociopolíticamente  en el arte teatral “desde” y “con” una mirada crítica con el social histórico en el que viven. Férreos discípulos de Norman Briski y coherentes en sus convicciones y valores, aportan a mi espíritu de búsqueda y experimentación estética, todas sus experiencias en pos de una causa en común: un teatro político.
      Esta es nuestra motivación y nuestra estética en SOLO BRUMAS, la representación de nuestra violencia histórico-social. En la obra se alude a lo monstruoso instalado en lo cotidiano. El tema no es agradable, sobre todo porque hoy nuestro teatro pasa por un “posmodernismo divertido” compuesto de escrituras  y puestas atractivas pero con un contenido socio político inexistente, cuentan situaciones que le pueden pasar a cualquiera en cualquier parte del mundo.
      Cabe recordar que en aquel estreno del 2008 en el Centro Cultural de la Cooperación bajo la dirección de Norman Briski  con un elenco compuesto por  Eduardo “Tato” Pavlovsky, Susy Evans, Mirta Bogdasarian y Eduardo Misch (http://solobrumas.blogspot.com.ar/) - en el programa de mano se mencionaba una denuncia hecha en 2004, en la provincia de Tucumán, sobre el destino de los bebés que nacen con un peso inferior a 500 gramos: “Las estadísticas de mortalidad infantil en la provincia de Tucumán son manipuladas. Los números que marcan que la variable se redujo a la mitad no concuerdan con la realidad. El procedimiento es simple y solo depende del trazo de una birome – hay cientos de bebes cuyo peso es inferior a los 500 gramos – que habiendo nacido vivos son registrados como “defunciones fetales” o “egresos por aborto” y por lo tanto no forman parte de la estadística”. “En el 2004 los jefes de guardia reunieron a todos los identificadores y comunicaron que a partir de ese momento se debían registrar como nacido muerto a todo bebé que pesara menos de 500 gramos (aunque estuvieran vivos)”.La orden era no practicarle ninguna atención médica. Se los deposita en una bandeja de instrumental hasta que muere.
María Margarita Rosa, Jefa de Dto. De Estadísticas lo convalida.
Diario Critica de la Argentina 9 de junio 2008” http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=5395
      Entonces en la obra SOLO BRUMAS  ya no se trata de mostrar a torturadores “cumpliendo un trabajo” (como en muchas de las piezas más emblemáticas de Pavlovsky) sino de cuatro personajes haciendo la tarea de “identificar bebés muertos”.  Durante la obra cada  personaje desarrolla y  saca conflictos de su vida personal que no están referidos puntualmente al tema que circula en la obra (la victimización de los niños). En ese depósito, donde la tarea es recibir  los bebés moribundos, y donde los personajes son parte de una maquinaria que los hace sufrir miserablemente. El  mundo macabro de cada día se hace presente en el escenario. De esta forma Pavlovsky hace que la obra no caiga en algo meramente  panfletario y nos enfrente a la monstruosidad de lo cotidiano.

      Los personajes  se encuentran en un espacio inferior, como debajo de la vida que transcurre sin ellos, en un lugar en donde solo pueden adivinar si afuera llueve o hay sol. La siniestra labor que realizan transcurre a metros del espacio cotidiano. Ese “no lugar” en donde los  niños muertos se multiplican con el paso de los minutos, los personajes: Eusebio, Pepi y Pipi transitan sus días  sujetos a la desoladora rutina de cumplir sin chistar la macabra tarea que les ha sido encomendada. Obligación que no les impide manifestar deseos de vivir en amistad o enamorarse. Fantasías que no les cambia la vida, pues al  depósito que habitan siguen llegando  bebés a los que las autoridades sanitarias dan por muertos antes de que expiren. Los personajes son también seres residuales que se contentan con tener techo y comida a cambio de meter cadáveres en bolsas y arrojarlos a no se sabe dónde, los personajes hacen lo que se les pidió. Son parte de un sistema que busca silenciar esas muertes.  Existe un afuera misterioso y de ese exterior llega el personaje  que va directo a los hechos y es quien define el trágico final de la obra.

      En aquel estreno del 2008 se mencionaba  las muertes en Tucumán, pero las denuncias sobre chicos que mueren hoy diariamente en el país continúan, y mueren por causas evitables.

Artículos, datos y estadísticas sobre desnutrición infantil en Argentina
 
 
NOTAS Y CRITICAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario